13 febrero 2015

RESEÑA: The love game.

Título: The love game (#1).

Saga: The game.

Autor: Emma Hart.


¿El reto de él? Hacer que ella se enamore de él.
¿El reto de ella? Jugar con el jugador.
Hasta que la vida cambia las reglas del juego.

Maddie Stevens odió a Braden Carter apenas verlo. Arrogante, egoísta y el playbloy de la universidad de California, Berkeley, él es todo lo que su hermano Perace le ha enseñado a despreciar. ¿Por qué cuando las chicas le desafían a jugar con el jugador no les dice que no? Ella tampoco lo sabe.

Braden quería a la pequeña ardiente Maddie en el mismo instante en el que puso los ojos sobre ella y haría cualquier cosa para tenerla. ¿Por qué a accedido a hacer que ella se enamore de él? Después de todo, es la única en la que va a conseguir lo que quiere. Sexo.
Pero Braden descubre que hay algo más en la chica de brooklyn de lo que él jamás se imaginó y no puede dejar de cuidar de la chica rota que hay detrás de esos bonitos ojos verdes.
Maddie descubre que Braden no es solo una erección a pie. En realidad tiene sentimientos. Él puede ser dulce, divertido y su buena apariencia no hace daño exactamente. Eso significa problemas. Pero cuando su hermano Pearce aparece en Berkeley pidiendo ayuda, ella se da cuenta de que Branden y Pearce no son tan iguales, y tal vez, solo tal vez, son exactamente lo que el ambos necesitan.



Maddie Stevens es una joven amante de los muffins de arándanos del Starbucks con un pasado durillo -como prácticamente todos los protas de los libros- que tiene algo diferente a muchas protas de otros libros, y esto es que no es la típica chica que tiene que estar enamorada para acostarse con un chico -¡Gracias Emma Hart por este perfil de prota femenina!- y que está dispuesta a jugar con él, a acostarse con el por una simple apuesta -ojo, no quiero decir que este a favor de jugar con los chicos de esa manera, pero viene bastante bien ver que no solo son ellos los que se acuestan con chicas simplemente por placer-. Es  refrescante encontrarse con una protagonista mucho más liberal e independiente que no se asusta con el sexo como otras muchas lo hacen. Me gusta mucho este personaje, aunque más o menos sobre el final del libro, me saca un poco bastante de quicio por como se toma x acontecimiento. 

Por otro lado, tenemos a Braden Carter, el típico buenorro ligón que tiene a cualquier chica que quiere en cualquier momento, pero que conforme vas pasando las páginas y lo vas conociendo, te vas dando cuenta de que no es tan arrogante como parecía en un primer momento -como todos los chicos malos de los libros-. Al igual que con Maddie, hay determinado momento en la historia en el que me pone un poco nerviosa  por su reacción -que puedo entender hasta cierto punto que actué así, pero chico... tampoco te "pases"...- pero a pesar de eso, me gusta Braden, aunque no me he enamorado como ha pasado con muchos otros libros -soy muy enamoradiza-. 


Me enganche a este libro desde el principio, pero no por la trama, porque es bastante predecible. Lo que de verdad me gustó y me engancho es el carácter y la personalidad de la protagonista.  Creo que es lo que marca un poco la diferencia entre este libro y el resto de la misma temática -adoro este tipo de libros-. 
Está bastante bien que sean los dos personajes los que estén jugando y no sea solo uno de ellos quien lo hace, aunque bueno, el final estaba bastante claro desde el principio -o desde el momento que lees la sinopsis-. 
Algo que me ha resultado un poco chocante es la amiga que ambos personajes tienen en común, que resulta ser la mejor amiga de Braden, pero que a pesar de eso es una de las incitadoras del reto para jugar con él -ole tú, super amiga-. Aunque creo que esto refuerza un poco lo que pienso sobre los motivos por lo que Braden acepta el reto que le proponen sus amigos. No creo que ella fuera a jugar con su mejor amigo si no supiera que el podría tener algún tipo de sentimiento por Maddie, pero como Braden es un hombre, y además uno que juega con las mujeres y que es famoso por ello, no iba a reconocerle eso por su orgullo de macho mujeriego entonces tenía que darle un empujoncito.
Lo que no me ha gustado mucho es la reacción de Maddie antes un acontecimiento x -con lo bien que estaba hecha la prota... pero bueno, algún fallo tenía que tener...-. Y al igual que no me gusta la reacción de Maddie, tampoco lo hace la de Braden, pero no me disgusta en la misma medida.

En definitiva, es un libro que se lee rápido -yo me lo leí en una noche, pero así soy yo, no puedo dejar un libro a medias. Es como con las pelis. ¿Quién se deja una película a medias? Pues eso...- y bastante entretenido. 





1 comentario:

  1. "...no es la típica chica que tiene que estar enamorada para acostarse con un chico -¡Gracias Emma Hart por este perfil de prota femeniana!-". Me siento poderosa después de leer esto ♥
    ¿Por esto me dijiste que estabas más acostumbrada a nombres como Braden? Jajajajaja. Amor.
    Aquí te dejo mi pequeña aportación. Nos vemos esta tarde para disfrutar de Grey ASDFGHJK. NERVIOS.

    ResponderEliminar